Gintonic con luz propia

El Gin Tonic no es una bebida apta para todos los públicos ya que se trata de una bebida amarga, seca y cítrica, que no encaja en todos los paladares, sin embargo, de una década a este tiempo el Gin&Tonic, o simplemente ‘gintonic’, se ha transformado en la bebida de moda en España. Ahora, lo raro es no ver a alguien bebiendo una de las más de 240 ginebras que se venden en nuestro país combinada con una de la docena de marcas de tónica que copan actualmente el mercado.

Hay varias versiones sobre el origen de este transparente y fluorescente combinado, ya que según cuentan unos, los colonos mezclaron el agua tónica empleada por los hindúes con ginebra para compensar el amargo del agua tónica, dando lugar al conocido cóctel gin-tonic.  Otras versiones mantienen que el destilado se originó en Holanda pero que el combinado se creó por primera vez en Reino Unido, ya que la ginebra ayudaba al aparato digestivo y aportaba valentía a los soldados. Además, tomaban tónica, que tiene quinina, para combatir la malaria y cítricos contra el escorbuto, y se dice que un militar decidió combinar los tres en una bebida.

Jesús Bernad, periodista especializado en vinos y espirituosos, 

confirma que
España se ha convertido en un gran bebedor de esta popular bebida espirituosa, siendo en la actualidad el primer consumidor per cápita de Europa y el tercero del mundo, disfrutado un auge inusitado este combinado formado por ginebra y tónica.

Pero, ¿os habéis fijado que el Gintonic brilla no sólo por su popularidad actual? 

gintonifluorescente

El gin tonic brilla en la oscuridad y no es por aditivos extra, sino porque posee una fluorescencia natural de la que es responsable la quinina.

La quinina es una sustancia que se extrae de la corteza del árbol de la quina y que tiene propiedades antipiréticas, analgésicas y contra la malaria. Es una sustancia tóxica, pero las proporciones en la que la encontramos en la tónica no produce ningún perjuicio para nuestro organismo.

Antiguamente la quinina era utilizada como tratamiento para la malaria, ya que a pesar de que no era curativo, ayudaba a frenar algunos efectos de la mortal enfermedad debido a sus propiedades analgésicas. Hoy en día se conserva en la tónica para darle ese ‘toque amargo’ que la caracteriza, aunque se contrarresta con otros ingredientes como ácido cítrico y azúcar.

Y es que, el gintonic esta considerado como un excelente digestivo por la singular combinación de sabores amargos, dulces y anisados presentes en esta copa, que ayuda a la digestión.

Pero volvamos al brillo popular de este combinado, ya que, como apunta María Sáinz,  otra de las claves del éxito de ‘gintonic’ es ese ‘show’ que se ha creado cuando un camarero te lo prepara y que se inició con la moda del pepino. Cada ginebra viene con su ‘perfect serve’, o lo que es lo mismo, con recomendaciones de fábrica sobre cómo servirlas. G’Vine con uva, Gin Mare con romero o albahaca, Beefeater con pomelo o perejil… Distintas copas, diferentes tipos de hielo pero, sobre todo, una gran variedad de acompañamientos que personalizan el combinado.

Aún así, a pesar de estas casi infinitas combinaciones de sabor y color, muchos son los que abogan por el gintonic perfecto, como Jesús Bernard, que explica en Pasión por el gintonic los trucos para elaborar el gin tonic perfecto.  Además, en su web es posible ver “Videocatas de los mejores Gintonics) básicas para saber qué nos tomamos cuando tenemos un atónica delante.

Los trucos para la elaboración del gin tonic perfecto son:

  • Lo primero es utilizar una copa de balón para que quepa bien todo el combinado, y desterramos los nefastos vasos de tubo, donde no se mezclan ambas bebidas en la proporción idónea.
  • Los hielos que utilicemos deben ser trasparentes y estar muy fríos. Se sirven unos 5 o 6 hielos, y se mueven en la copa para enfriarla. Si los hielos no estuvieran suficientemente fríos, hay que quitar el agua que se desprende.
  • Luego se vierte la ginebra sobre los hielos, unos 2 cl. si es para copa de aperitivo y un máximo de 5 cl. si es para degustar tras una comida.
  • Cuando utilicemos frutas cítricas, estas debe ser lo más frescas posibles, y  utilizamos la piel exterior para aportarle sus aromas, ya que la parte interior blanca es muy amarga. El gintonic clásico sólo lleva una piel fina de limón, exprimida encima de la ginebra, para que sus aceites esenciales perfumen la copa.
  • No debemos de abusar del zumo de limón o lima directamente en la copa, pues al ser ácidos provocamos que se escapen las burbujas de gas carbónico a la atmosfera con máyor rapidez.
  • Por último servimos muy lentamente la tónica fría (entre 3 y 5º C, para que conserve todo el gas), inclinando un poco la copa, para evitar que pierda su burbuja, y se remueve lentamente con la varilla. Aunque los mejores barmans en España consideran que lo idóneo es servir la tónica por la varilla para que se integre mejor en la copa.

Una copa de gintonic nos proporciona unos 15 minutos de disfrute, manteniendo plenamente su sabor durante este tiempo, antes de empezar a aguarse.

Y ya que tenemos la copa perfecta, solo nos falta la buena compañía, así que… ¡Feliz Gin tonic!

About these ads

Etiquetas: , , , , ,

Acerca de @barbantalianta

Sin talentos especiales pero profunda y apasionadamente curiosa (y algo cotilla). Acaparadora absoluta de información y de pestañas abiertas. Amante de la gastronomía. Sonrisa puesta (y sentida).

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 70 seguidores

%d personas les gusta esto: