El barco ¿sin cerebro? de la innovación

icono redes sociales

Como comento en muchas ocasiones, tengo la suerte de rodearme de verdaderas/os profesionales de quienes puedo aprender mucho al verles en acción. Su experiencia, el orden y la potencia de sus ideas,… hacen que a veces las personas que estamos a su alrededor parezcan puro “atrezzo” en una obra en la que el resto de personajes hacemos de árboles de un bonito paisaje. Esta semana he podido disfrutar de la claridad de ideas de Pilar e Ibón sobre el papel determinante que las administraciones públicas juegan en el desarrollo de ciertos sectores y de su influencia en las empresas que compiten en ellos.

La aportación de la función pública tiene un papel fundamental y más en momentos como este: “Esto puede funcionar en el futuro”, “Este es un sector estratégico”, “Las pymes del sector X deben apostar por esto y las grandes por esto otro”, “Debemos fortalecer el pequeño comercio”,… Por otro lado las administraciones se pueden implicar directamente en la creación de este futuro: a veces incluso creando lo que no existe si se considera una necesidad no cubierta por empresas privadas.

En definitiva las administraciones hacen una apuesta de futuro donde tienen que decidir potenciar ciertos sectores, y favorecer, mostrar y potenciar ciertas actividades, comportamientos,… por parte de las empresas teniendo en mente qué somos ahora y qué queremos ser en el futuro. Casi ná. Es como si te dejan en barco en medio del mar; puedes saber dónde quieres ir, pero si lo haces mal las consecuencias pueden ser muy graves, quedando a la deriva y sin combustible. Durante muchos años se ha apostado fuertemente por la construcción,… y hemos movido el barco en esa dirección.

El problema es que cuando los recursos son limitados, para hacer una nueva apuesta, también hay que decidir matar otras apuestas anteriores; algunos dicen que venimos de una cultura con una religión arraigada en la cultura que nos impide “bien-matar” algo que hemos criado. Eso nos lleva a criar crear entidades, apuestas,… que con el tiempo simplemente pierden su razón de existir.

Me ha venido a la cabeza el mundo de la I+D+i, donde las Administraciones han articulado un sistema donde los Centros Tecnológicos como Tecnalia e IK4 son claros referentes en Euskadi (aunque con funcionamientos internos diferentes). Entre los 2 centros dan trabajo a casi 3.000 personas en sectores muy variados: industria, alimentación, energía,… Tengo la oportunidad de colaborar continuamente con estos y otros centros y la verdad es que hacen una labor necesaria en muchos casos, son una verdadera brújula que nos ayudan a llegar a nuestro destino y en ellos trabajan personas realmente profesionales en su campo.

Pues bien, quizá es hora de bien-matar ciertas apuestas / actividades de la I+D+i. No, no,… no estoy diciendo que hay que matar los centros tecnológicos, sino que hay que gestionar adecuadamente el combustible del barco de la I+D+i porque es el barco que nos lleva a donde queremos ir. Son apuestas de futuro que, con el tiempo, algunas deben dejar paso a otras apuestas nuevas. Incluso en el tiempo, ciertas actividades de los centros tecnológicos han dejado de ser actividades de I+D+i para ellos y serían más propias de empresas privadas pero los centros tecnológicos las desarrollan por su alto expertise.

Es importante que los Centros Tecnológicos tengan una visión estratégica compartida ya que usan el mismo combustible, que alguien vigile porque el uso del combustible por parte de estos centros esté bien empleado. Bea una vez me habló de que en Tecnalia se había creado una Unidad de Inteligencia que que haría de cerebro – guía del barco ¡me pareció una gran idea! Aunque ahora me doy cuenta que es el gobierno que suministra el combustible quien debería tener su propio cerebro que guíe la I+D+i.

De muestra os dejo una noticia reciente donde el Gobierno Navarra indica que quiere reducir los 31 millones de coste de los centros tecnológicos. Reducir parece necesario (personalmente no creo que es la solución), pero tener un cerebro inteligente para el barco es imprescindible.

PD: Como es habitual en la I+D+i, el caos forma parte de la actividad; teniendo una planificación estratégica y unos objetivos claros, siempre debe haber algo de caos en el día a día para que la innovación mantenga esa parte de creatividad necesaria. Hoy de nuevo nos saltamos un día el guión y vamos a hablar del papel de la Administración y su importancia en el desarrollo de la actividad de ciertas empresas.

Etiquetas: , ,

About @SanMiguel_78

Trabajo en IDE en la Estrategia Digital y de I D i. Siempre aprendiendo y disfrutando con el Social Media for Business

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: